Michelle Bachelet

Promulgación ley 20.293 modificación Ley Gral. de Pesca y Acuicultura - Oct. 15, 2008

Michelle Bachelet
October 15, 2008— Concón
Print friendly

Amigas y amigos:

En menos de 24 horas hemos estado haciendo cosas importantes vinculadas al tema medioambiental.

En el día de ayer, en la comuna de Molina, inauguramos la ex Reserva Radal Siete Tazas, que pasó a transformarse en el Parque Nacional Radal Siete Tazas, con lo cual el gobierno contrae una obligación importante en el cuidado del medio ambiente, en un Parque que es para todos los chilenos y chilenas, y para los turistas extranjeros. Pero además de eso, para proteger la flora y la fauna, mucha de ella en peligro de extinción.

También anuncié la creación de seis nuevas áreas de reserva y de parques en cinco regiones del país, porque en la Octava Región hay dos, específicamente, y el resto están en distintas regiones.

Por tanto, creo que podemos dar hoy día el broche de oro. En tan sólo 5 meses, anuncié el 21 de mayo, luego firmáramos el proyecto de ley en la ex planta ballenera en Quintay y hoy día aquí en esta comuna de Concón podemos promulgarlo. Creo que es un gran éxito, un gran avance. Quiero felicitar muy sinceramente a los señores parlamentarios, agradecer por este compromiso que creo que nos muestra que tanto Ejecutivo como Parlamento estamos absolutamente convencidos que queremos que nuestro país sea mejor medioambientalmente, que creemos que es posible seguir creciendo, pero que sea un desarrollo sustentable.

Por cierto que estoy particularmente contenta de promulgar hoy esta ley que declara los espacios marítimos de soberanía y jurisdicción nacional como zona libre de caza de cetáceos.

Ya decía que fue un compromiso del 21 de mayo que ya se encuentra materializado legalmente, como expresión de este esfuerzo por preservar especies en riesgo de extinción y, a la vez, defender los equilibrios de la naturaleza. Es parte, como ya señalaba, de nuestra identificación con los principios y la convicción muy profunda de que es posible un desarrollo sustentable.

Pero quiero que nos detengamos a pensar un momento en el siguiente dato. Hace algunas semanas, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza dio a conocer cifras alarmantes: uno de cada cuatro mamíferos está en peligro de extinción. Uno de los mamíferos más afectados, donde hay mayor peligro, son precisamente los mamíferos marinos.

Pues bien, nuestro país ha sido privilegiado por la naturaleza en este sentido. En Chile existe una amplia diversidad de mamíferos marinos, especialmente cetáceos. Navegan -ya lo decía la ministra y lo comentábamos la otra vez en Quintay- por nuestras aguas 43 especies distintas de cetáceos, lo que representa cerca de la mitad de las especies conocidas a nivel mundial.

Precisamente por ser un país privilegiado al poseer este patrimonio natural es que hemos considerado que tenemos que ser responsables y procurar su conservación.

Por eso que para cumplir con este objetivo propuse el 21 de Mayo crear un nuevo marco regulatorio.

En junio, en el marco de la Convención Ballenera Internacional que se realizó en Chile -fue en ese marco que también enviamos el proyecto de ley-, dimos curso a las medidas administrativas que nos permiten proteger las ballenas. Ustedes recuerdan que hicimos dos cosas de inmediato:

Por un lado, declaramos a las ballenas monumento natural, colocándolas así en un estatus simbólico similar al estatus del huemul. Pero, además, extendimos la moratoria de caza en forma indefinida, de manera de que ningún cetáceo pudiera ser cazado en nuestras aguas territoriales.

Pero había que hacer algo más, que era reformar la ley, porque necesitábamos un marco regulatorio estable, de alcance general, que diera expresión en nuestro orden legal al compromiso asumido como país. Y hoy estamos dando este gran paso.

Esta ley, en primer lugar, declara todos los espacios marítimos de soberanía y jurisdicción nacional como zona libre de caza de cetáceos.

Se establece claramente cuáles son las actividades que no se pueden realizar en relación a los cetáceos.

Se señala también cuáles son los objetivos de la zona libre de caza de cetáceos, entre los que destacan la promoción de la conservación y la reproducción de las poblaciones cetáceas y su biodiversidad; la protección de los espacios claves para el desarrollo de sus ciclos de vida, enfatizando los lugares de cría, apareamiento, alimentación y rutas migratorias, y el fomento de la creación de áreas marinas costeras protegidas, parques o reservas marinas.

Se reconoce, además, la existencia de actividades vinculadas a la observación de cetáceos, pero se obliga a realizarlas de manera responsable y a la vez sostenible.

Asimismo, la nueva ley regula la protección, el rescate, la rehabilitación, la reinserción, la observación y el monitoreo de mamíferos, reptiles y aves hidrobiológicas. Así, esta regulación cubre un vacío de la ley pesquera, pues son actividades que actualmente se realizan de manera poco sistemática y no sujeta a lineamientos uniformes, ni de cobertura, ni de calidad.

Quiero resaltar el hecho de que se trata de un marco general que abarca a todos los mamíferos, reptiles y aves hidrobiológicas y, por lo tanto, sus beneficios van a ser muy amplios, lo que permitirá cumplir con nuestros compromisos internacionales y, por lo demás, con un antiguo anhelo de la ciudadanía.

Finalmente, es importante señalar que esta ley castiga con pena de cárcel la caza de cetáceos y que, además, castiga cualquier forma de atropello, como dar muerte, cazar, capturar, tener, poseer, transportar, desembarcar, elaborar, comercializar, almacenar o efectuar cualquier proceso de transformación de cualquier especie viva o muerta de cetáceo.

Se impone a las naves que circulen en estos espacios marítimos de jurisdicción y soberanía nacional, y a las aeronaves que sobrevuelen sobre dichos espacios, que desarrollen actividades de avistamiento y observación, la obligación de dar cumplimiento a las restricciones y normas de seguridad.

Es decir, como dije al inicio de mis palabras, hemos dado cumplimiento a un gran compromiso en pocos meses.

Quiero reiterar mi agradecimiento al Congreso Nacional por la aprobación de esta ley. Quiero agradecer a la sociedad civil, a las ONG, a los pescadores, a la comunidad científica y a todos quienes ayudaron a crear conciencia acerca de este problema.

Muchas veces, este tipo de iniciativas, que están concebidas con una perspectiva de largo aliento, no concitan la atención de los medios. Pero siento que en este caso hubo mucha empatía, porque creo que reflejó una gran empatía y simpatía de la nación, de la gente, en torno a este tema. Eso permitió también generar un sentimiento transversal, que indicaba que estábamos haciendo lo correcto.

Por eso, quiero insistir, muchas gracias a todos, a todos ustedes, porque Chile hoy da un gran paso adelante en materia de protección de la naturaleza y, sin duda, un gran legado a las futuras generaciones.

Estoy orgullosa de esto, por todo lo que hemos hecho todos juntos.

Muchas gracias.

Speech taken from http://www.prensapresidencia.cl/view/view-historico.asp?tipo=Discurso